Elige el sexo de tu próxima cría

Comparte / Share

Hasta ahora que Dios no ha variado el mundo en su fondo sino en su forma, el Tao y su filosofía, nos deparan gratos y sorprendentes momentos, tanto en lo terapéutico como en lo predictivo, siempre y cuando trabajemos con conocimiento de causa y no como empíricos cualitativos.

El arte de escoger el sexo, se refiere a varios factores como: tiempo de capacitación espermática, momento de ovulación y tiempo de encuentro entre el espermatozoide y el óvulo para que se produzca la concepción.
Hasta aquí no hay más que un recordatorio de lo que es una simple fisiología reproductiva, pero, ¿qué podemos hacer para decidir sobre el sexo de ese o esos productos? Para tomar la decisión sobre si ese o esos productos van a ser machos o hembras es obligatorio considerar los factores fisiológicos antes mencionados y por supuesto llevarlos a la teoría del Tao.
Recordando que el Tao esta compuesto por sus dos integrantes que son el Yin y el Yang, son la representación de lo que es en nuestro universo lo antagónico pero a su vez lo complementario, por ejemplo:

ELIGE SEXO 1

Teniendo claro ésto, es preciso conocer que el Tao nos recuerda que el universo es cambiante y por lo tanto es relativo y no absoluto. Esto quiere decir que aunque el Yin sea femenino también posee algo de masculino Yang y viceversa. Es así como en un día de 24 horas existen horas Yin, horas Yang, horas Yin-Yang y horas Yang-Yin.

 

Al observar la figura del Tao, las 24 horas se representan de la siguiente manera:

ELIGE SEXO 2.fw

Luego de entender que las horas del día también pertenecen a la energía Yin y a la energía Yang, sólo nos queda planificar la hora de la monta natural o la hora de la inseminación artificial, para que una vez que la hembra este ovulando, hagamos coincidir el tiempo de capacitación espermática y el tiempo de encuentro de esos espermatozoides con ese o esos óvulos en un horario Yin (si es que queremos hembras) o en un horario Yang (si es que queremos machos). Teniendo cuidado de no correr el riesgo de caer en lo que yo llamo la zona de indefinición horaria del Tao, que serían las horas Yang-Yin o las Yin-Yang, es decir, las horas comprendidas entre las 10 de la noche y las 2 de la madrugada en el caso Yin- Yang o desde las 10 de la mañana hasta las 2 de la tarde en el caso Yang-Yin. Así, por ejemplo, si nosotros lo que queremos en nuestra próxima cría es una hembra, la planificación de la monta quedaría así:

ELIGE SEXO 3Por lo tanto, es requisito fundamental, para predecir el sexo de tus próximos productos, saber cual es el tiempo que tarda la capacitación espermática de esa especie (canino, equino, hombre, etc…). El tiempo que tardan esos espermatozoides en llegar al encuentro del óvulo para la fecundación y por último, saber que si esa hembra que va a ser sometida al proceso esta ovulando, para que entonces no dejemos todo este proceso al azar sino que podamos hacerlo con conocimiento de causa. Esto se puede corroborar en caso de las yeguas con una simple palpación transrectal o una ecografía.
Si se cumplen con estos simples detalles les aseguro que en hembras multíparas tendrán resultados que oscilan entre 70-80% de éxito y en hembras uníparas, como es el caso de la yegua, un 100%.

ELIGE SEXO 4Este es mi último producto deseado y planificado por este método, esta es Vikina con 10 horas de nacida cuando le hacía parte del imprinting.
Después de todo esto quiero invitar a aquellos colegas que se dedican a la gineco-obstetricia, que en la lista de preguntas que deben existir en un cuestionario anamnésico antes de los procesos reproductivos, agreguen una más: Sra. o Sr. ¿qué le gustaría tener en su próxima camada, machos o hembras?.

Por: M.V. Héctor Jurado Capecchi  @VetJurado

Publicado en: Venezuela Equina

Comparte / Share

Un comentario

  1. excelente guía, mil gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *