El veneno está en la dosis…Paracelso

Comparte / Share

Fabricando el Phi3

En mi práctica clínica en donde la mayoría de los protocolos que uso son sintergeticos, me ha llevado a emplear medicamentos sin ingredientes activos farmacológicos, es decir, medicina no química. Esto se refiere a medicamentos proactivos, no tóxicos, vibracionales y en muy bajo porcentaje aplico la medicina farmacológica o alopática,  ya que mi formación como médico veterinario fue netamente alopática.  En esta imagen estoy fabricando lo que se llama el Phi3,  lo cual significa en palabras coloquiales y sencillas que estoy utilizando la energía del paciente,  fijándola para  luego ser administrada como su propia medicina, esta es una de las tantas herramientas de la Sintergetica .  Para quienes saben algo de homeopatía esto sería un símil de la isopatía, pero cuando me toca utilizar algún medicamento alopático bien sea esteroides o cualquier otro, siempre le pregunto al biocampo del paciente cuál es el medicamento que requiere a través de la  señal autonómica vascular  (VAS)  y mediante el  pulso él da la dosis a emplear y la posología a administrar. Esta es otra herramienta de la Sintergetica (de la cual puede usted leer más en mi artículo Sintergetica en Veterinaria) evitando así los efectos tóxicos,  secundarios y colaterales de los medicamentos alopáticos.  Justamente recordando la frase de Paracelso quien muy sabiamente siendo un médico alópata pero con una cosmo visión más amplia, se atrevió a decir en su época  que la diferencia entre un medicamento y un veneno está en la dosis.

Voy a ilustrar esto con un ejemplo; el arsénico que es un veneno muy potente,  pero a bajas dosis puede tener efectos benéficos en un organismo, específicamente en sistema respiratorio, piel y tejido corneo  amen de los efectos neurológicos en posibles reconexiones neuronales. Si bien esto es absolutamente cierto estas bajas dosis no eximen al arsénico de toxicidad o de efectos colaterales aun en bajas dosis, pero si hablamos de homeopatía  este mismo arsénico diluido en dosis infinitesimales , se transforma en un medicamento que no contiene ingrediente activo farmacológico, lo que queda es la memoria vibracional de este, entonces cuando se le administra a un paciente, el gozara de los efectos benéficos y no de la toxicidad que el arsénico como tal pudiese producir.

Lo importante de la medicina biológica es que aun multiplicando y exagerando las dosis nunca habrá toxicidad ni envenenamiento porque se trabaja con la memoria del medicamento para que el organismo pro accione  o reaccione, pero esta vez sin los efectos supresores de algunas de las drogas.  Cuando me refiero a esta medicina enfatizo en la ausencia de toxicidad sobre todo en los pacientes delicados por tener problemas sistémicos, por ejemplo, hepatopatías, insuficiencias renales, pacientes gérontos o pediátricos porque son muy susceptibles a la toxicidad de algunos medicamentos químicos.  Espero con esto aclarar algunas dudas para quienes las tengan sobre la medicina alopática que siempre afirmo que es una gran medicina aunque yo me inclino más por la medicina alternativa, sin embargo,  para terminar les recuerdo nuevamente que el VENENO ESTA EN LA DOSIS.

 

Comparte / Share

2 comentarios

  1. Muy interesante.

  2. Elsa FERRIGNO alvaraz

    Excelente aprendizaje, con una forma de lenguaje muy sencilla… Totalmente comprensible y muy de acuerdo con usted maestro. ..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *